(+34) 91 871 02 60 – (+34) 619 53 12 54 info@ribertop.com

Acero inoxidable material imprescindible y fácil de cuidar

El acero inoxidable es un metal que hoy en día simboliza la higiene y la modernidad, es utilizado en diferentes ámbitos, arquitectura-construcción, medicina, mobiliario de cocina, en la industria farmacéutica… convirtiéndose en un material de imprescindible utilización hoy en día.

¿Qué es el acero inoxidable?

El acero inoxidable es una aleación que se obtiene sobre todo del hierro y el carbono, conteniendo un mínimo de un 10 a un 12 por ciento de cromo en masa, puede contener otros metales, como el molibdeno, níquel y tungsteno.

El acero inoxidable es un acero de elevada resistencia a la corrosión dado que el cromo u otros metales aleantes que contiene, poseen gran afinidad por el oxígeno y reacciona con él formando una capa pasivadora, evitando así la corrosión del hierro.

Propiedades

El acero inoxidable es un material sólido, aceros comunes, e incluso otros metales, son a menudo cubiertos o “bañados” con metales blancos como el cromo, níquel o zinc para proteger sus superficies o darles otras características superficiales. Mientras que estos baños tienen sus propias ventajas y son muy utilizados, el peligro radica en que la capa puede ser dañada o deteriorarse de algún modo, lo que anularía su efecto protector.

La apariencia del acero inoxidable puede, sin embargo, variar y dependerá de la manera en que esté fabricado y de su acabado superficial.

¿Qué es la corrosión?

La corrosión es el enemigo de los metales, los aceros reaccionan con el oxígeno del aire formando una película superficial de óxido de hierro. Esta película es muy porosa y hace posible la continua oxidación del acero.

Mantenimiento del acero inoxidable.

Los mejores amigos del acero inoxidable son el jabón, los detergentes neutros y los removedores basados en amoniaco. Los productos de limpieza deben ser diluidos en agua tibia para aplicarlos sobre el producto, ayudándonos de un paño o una esponja, una vez aplicados los productos debemos enjuagarlos con bastante agua, para posteriormente secarlos, este último punto es muy importante ya que evitara la aparición de manchas.

Si con esta limpieza aún nos queda alguna mancha podemos disolver bicarbonato con alcohol de uso doméstico hasta que se forme una pasta, y frotar con un paño esta mezcla en el acero inoxidable, lo dejamos reposar durante un periodo de tiempo no muy largo, y por último enjuagamos con abundante cantidad de agua.

Si el acero inoxidable tiene manchas muy acentuadas tendremos que recurrir a renovadores y pulidores, estos productos limpiadores nos ayudaran a eliminar los depósitos de cal y escamas y las manchas de grasa y aceite de origen animal o vegetal adheridas a ellos, y proporciona un brillo brillante cuando se seca sin vetas. A la hora de utilizar estos productos será importante seguir las instrucciones que nos facilite el fabricante.

Por qué elegir taller de acero inoxidable Montajes Riber Top en Madrid

La experiencia de nuestro equipo de profesionales, el asesoramiento sin ningún tipo de compromiso, la calidad de nuestros trabajos, la amplia disponibilidad de horarios o los precios ajustados, son algunos de los factores que te pueden ayudar a elegir nuestra cerrajería industrial.

Visita nuestra página web para conocer con más detalle los demás servicios que ofrecemos.